Bajau: Mito y realidad

La tribu de los Bajau ha saltado recientemente a las primeras páginas de la actualidad por presentar unas capacidades para la apnea descritas como sobre humanas. Desvelamos cuales son las cifras reales que manejan estos históricos pescadores submarinos.

No hay comentarios

Los Bajau son una tribu del sudeste asiático, pescadores y recolectores de los frutos del mar, que bucean en apnea durante largas jornadas para encontrar su sustento. Este grupo étnico ha saltado recientemente a las primeras páginas de la actualidad por presentar unas capacidades descritas como casi sobre humanas para el arte de permanecer bajo el agua durante sus sesiones de pesca submarina.

El mito

Si esto ha sido así desde tiempos ancestrales, ¿por qué es ahora noticia? Pues es gracias a un estudio reciente del cual los medios se han hecho eco. Los datos más destacados por la mayoría de artículos de prensa son los de tiempo de inmersión (la friolera de 13 minutos), profundidad alcanzada (más de 70 metros) y el material utilizado (unas rudimentarias gafas de madera, como las de piscina).

Teniendo en cuenta que el récord del mundo de apnea estática a día de hoy es de 11’35”, que ni siquiera los campeones del mundo de pesca submarina pescan a tal profundidad y que una de las primeras medidas de seguridad de la apnea es “no te sumerjas con gafas de piscina, pues estas pueden causar graves lesiones oculares debido a la presión”, la conmoción creada en el seno de la comunidad apneística está más que justificada.

Ahora bien, ¿cuánto hay de cierto en estos datos? Apnealo ha tenido acceso a los documentos originales y hablado con la directora de la investigación, Melissa Ilardo, de la Universidad de Copenhague, tras lo cual podemos concluir que poco y sesgado.

Melissa Ilardo
La doctora Melissa Ilardo toma una ecografía del bazo de un miembro de los Bajau.

La realidad

La verdad es que la susodicha investigación estudia únicamente el tema del tamaño superior del bazo en los Bajau, un órgano encargado de liberar glóbulos rojos en la sangre. Esto se relaciona con la gestión del oxígeno en el cuerpo humano y, a priori, podría sugerir que se trata de una adaptación biológica ventajosa para la pesca submarina.

pescador bajau
Los cazadores más expertos cazan a una profundidad máxima de 25 metros de profundidad.

¿Qué tipo de ventaja? Esto está aún por aclarar, pero parece ser que principalmente apunta en la dirección de las asombrosas mediciones realizadas que muestran como los Bajau pasan hasta un 60% de su tiempo de trabajo en el agua sumergidos, con corto tiempo de recuperación entre inmersiones, sin sufrir síndrome de descompresión.

En ningún caso, ni durante la investigación citada, ni en los artículos científicos en la que esta se apoya, se ofrecen mediciones que registren un tiempo de apnea de 13 minutos realizados por un Bajau, sino que más bien se hablan de buceos de 28 a 42 segundos de media y que rondan los 2 minutos de máxima. La cifra de los 13′ fue en realidad autoatribuida por un miembro de la tribu, quien aseguró que una vez hace años esto sucedió, sin describir las circunstancias. En palabras de la investigadora, “podría imaginar que esa historia estuviera ligeramente exagerada, aunque algunos de los otros pobladores la secundaron. Pero, basándome en lo que he observado, tampoco me sorprendería que fuera verdad”.

De igual manera, no se evidencia una profundidad de pesca de 70 metros, ni siquiera cercana, sino que se habla de una máxima de 25 metros para los cazadores más expertos. Lo que ocurre es que en 2013 se organizó una competición de apnea en la que participaron algunos Bajau en una categoría similar a la escandalopetra, donde el más profundo de entre ellos logró llegar a los 73 metros, asistido por un peso en el descenso y por sus compañeros en el ascenso.

gráfico
Duraciones medias de inmersiones e intervalos de reposo en superficie de cinco pescadores Bajau.

Por último, en relación al dato de las gafas de madera, en este caso, Ilardo sí insiste en que es realmente así, pero matiza que “no hacen ventosa, las llevan flojas y probablemente dejan entrar algo de agua conforme el buzo desciende”.

En conclusión, hay una parte de verdad los que se ha podido leer en los periódicos estos días pero, mayormente, hemos sido víctimas de titulares sensacionalistas. Es remarcable la adaptación de los Bajau a su medio y desde Apnealo celebramos que cada vez haya más estudios y difusión del conocimiento en temas relacionados con la apnea.